Tiempo de lectura: 5 minutos

A la vista de los recientes acontecimientos referentes al virus COVID-19, que ha provocado en muchas empresas el ralentizamiento e incluso la pausa absoluta de su actividad productiva, surge entre sus más altos directivos una pregunta: ¿cómo hubiera podido hacerle frente? ¿podría evitar que mis trabajadores estén de cara al público en estos momentos en supermercados, farmacias, repartos…?

El teletrabajo en muchas áreas de la empresa existe y se
puede implantar con relativa facilidad, pero ¿y en la producción y distribución?
La respuesta surge inmediatamente como un rayo láser, como si se tratase de una
de nuestras películas favoritas de ciencia ficción…’robots’.

Y es que, viendo el panorama actual, serán muchas las
medianas y grandes empresas que van a invertir su capital en prepararse contra este
y futuros ‘contratiempos’ productivos.

Esto significa una importante inversión en el campo de la Robótica. Vamos a presenciar un cambio sin precedentes en este área tan apasionante y los aficionados tanto de su rama más técnica, como los frikis que siempre hemos deseado pasear con nuestros R2-D2 y C-3P0 viviremos una época memorable. Palomitas, una butaca cómoda y a disfrutar.

Nuestro cometido hoy será analizar la tecnología actual y
tratar de imaginar (y por qué no…fantasear) sobre la que habrá en un futuro no
muy lejano.

Una de las empresas visionarias en este aspecto y en la que debemos fijarnos es, ni más ni menos que Amazon. El imperio de Bezos ha invertido mucho y con buenos resultados. Vamos a estudiar dos de sus propuestas.

Amazon Go: el supermercado inteligente.

Los clientes ingresan a la tienda a través de una aplicación
en sus teléfonos que genera un código QR que se escanea en un torniquete
electrónico. Cuenta con cámaras en el techo que se encargan de rastrear a los
clientes por la tienda y los estantes están dotados de sensores de peso que
detectan cuándo se ha cogido un artículo. De esta manera, el sistema reconoce
qué artículo recoge el comprador. Una vez fuera del estante, se agrega este al
carrito virtual del cliente. Si se recoge y luego se vuelve a dejar en su sitio,
se elimina del carrito. Una vez que el cliente termina su compra y abandona la
tienda, se calcula el coste total y se sustrae directamente de la cuenta
asociada a la aplicación.

Estos supermercados ya existen, están implantados y su
número no deja de crecer. Actualmente hay unos 25 Amazon Go en ciudades como
Seattle, Nueva York, Chichago y San Francisco.

Prime Air Delivey.

Amazon cuenta con la mayor red de distribución del mundo y sus
esfuerzos siempre van dirigidos a mejorar la calidad y el tiempo de sus
repartos.

Es en esta línea donde surge esta iniciativa que consiste en
el reparto mediante drones.

Sin pilotos, capaces de soportar un peso de dos kilos y
medio y recorrer hasta 24 kilómetros.

El dron vuela a unos 120 metros de altura y está preparado para esquivar cualquier obstáculo que aparezca ante él: cables de alta tensión, tendederos, edificios…

En lo referente a la producción industrial y la aplicación
de la robótica en esta, es cierto que cada vez en las fábricas existe más
maquinaria y menos personal, pero aún así el factor humano sigue siendo muy
alto en comparación con la elevada tecnología que existe hoy día en la robótica.

Vemos, por tanto, una reticencia a la más que inminente “época robot”. Este miedo es totalmente lógico, hay muchos trabajos que van a perderse, sí. Esta carrera hombre-máquina ha sido ampliamente estudiada por los expertos y el mensaje, al contrario de lo que piensan muchos, es alentador. La empresa española Iberdrola, en su página web, expone estos resultados:

“En la otra, nos encontramos con dos certezas. La primera
es que, en contraposición a los perdidos, surgirán numerosos empleos. En 2018,
el informe The Future of Jobs elaborado por el World Economic Forum señalaba
los perfiles más emergentes: analista de datos, especialista en Inteligencia
Artificial, desarrollador de software, entre otros. La segunda tiene
que ver con lo que dice James Timbie, académico de la Universidad de Stanford:
“Muchos trabajos rutinarios serán paulatinamente asumidos por las máquinas,
dejando las tareas más complicadas a los humanos que poseen habilidades
interpersonales”. Por tanto, las labores que quedarán en manos de los
humanos serán las que requieran de destrezas que, por el momento, no están al
alcance de las máquinas.
 Hablamos de áreas como la educación, la salud
o el arte.”

En conclusión, una nueva era se aproxima que cambiará
nuestras vidas y trabajos tal y como los conocemos. Se dice que lo nuevo asusta
y desconcierta… ¿O tal vez ilusiona y vigoriza?

El miedo es la peor de las barreras humanas y el miedo al cambio es la mayor de las barreras al progreso tecnológico.

Manuel Torralba Villar

Estudiante de Ingeniería en Tecnología Industriales

BIBLIOGRAFÍA:


https://www.youtube.com/watch?v=JVYWb0vnlNA
https://www.expansion.com/empresas/distribucion/2020/02/26/5e566728468aeb4f4c8b456d.html
https://www.amazon.com/Amazon-Prime-Air/b?ie=UTF8&node=8037720011
https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2018-12-16/futuro-trabajo-2018-foro-economico-mundial_1617117/
https://www.iberdrola.com/talento/robotizacion-del-trabajo

Manuel Torralba
Lo sentimos, de momento el autor de este post ha decidido no compartir información personal.
Puntuación
Votos: 4 Promedio: 4.8
Log in or Register to save this content for later.

Sin respuestas todavía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *