Tiempo de lectura: 4 minutos

Bueno, ¿Quién no ha oído hablar del misterio que lleva desconcertando a los expertos durante 100 años en la zona geográfica delimitada por Miami, Puerto Rico y las islas Bermudas? Son numerosas las historias acerca de desapariciones de aviones y barcos, asumiendo incluso por los más fanáticos de Interestellar y películas similares que hay una especie de agujero de gusano, una singularidad en esta región geográfica.

Bien, nos “encantaría” poder traeros a QS que esto es cierto, pero la verdad es bastante divergente. En nuestro pequeño artículo de hoy vamos a dejar a un lado las desapariciones aéreas. Para los curiosos, citar que hay quien afirma que es debido a que este es un punto de intersección de diferentes tormentas tropicales, que desembocan en olas de hasta 15 metros y en vientos cacheados de hasta 300 km/h.

Dicho esto, dejemos claro que vamos a centrarnos en las desapariciones marinas que acontecen en estas aguas, y vamos a ver que es algo tan simple que hasta un estudiante de ciencias de la ESO conoce. 

Recordemos un poco de fluidostática. Como sabemos, un barco flota debido al principio de Arquímedes, que dicta que cualquier objeto sumergido en el agua sufre (según la tercera ley de Newton) una serie de reacciones. Estas bien podrían cancelarse mutuamente, por ejemplo si es una esfera totalmente hundida. Ahora bien, se sabe que un cuerpo flota por lo siguiente:

“Si la fuerza neta que le es ejercida al cuerpo (hacia arriba), que es debida al peso del volumen de agua que ha desalojado, es mayor que el peso del cuerpo, entonces este flotará”.

Barco donde se observa el principio de Arquímedes

Esto tiene todo el sentido del mundo, de la misma forma que un paracaídas lo que busca es obtener mucha superficie para que las pequeñas reacciones que ejerza el aire sobre él le ayuden a hacer una fuerza neta hacia arriba, colaborando en su frenado. Es por esto que los barcos no son por norma general estrechos, buscan tener suficiente superficie (y así volumen) en su parte inferior como para que el peso del agua marina que desalojan (al depositarlos en el agua) pese más que ellos mismos. Así, si la diferencia entre su propio peso y esta fuerza opuesta (hacia arriba) llamada empuje resultara positiva hacia arriba, entonces le permitirá flotar. Vemos pues la importancia de la densidad

Muchos estaréis pensando: ¿Y qué tiene que ver esto con el dichoso triángulo de las Bermudas? Pues mucho, es más, todo.

Lo que sucede en esta región marina es lo siguiente: en el fondo marino parece ser que hay bastantes bolsas de hidrocarburos (metano principalmente), y de vez en cuando algunas de estas se abren, liberando burbujas, que al mezclarse con el agua, dan lugar a una especie de “agua espumosa” (puedes pensar en un análogo a la Coca-Cola). Así, un barco que técnicamente se ha diseñado para surcar unos mares de cierta densidad (debida a la salinidad especialmente), se encuentra absolutamente desprotegida ante un cambio tan grande en la densidad del agua que aportan estas burbujas marinas. La consecuencia es clara: el barco se hunde, en total consonancia con el principio de Arquímedes.

Ahí lo tienen, hemos desvelado el misterio de las desapariciones marinas del triángulo más famoso de la Tierra, únicamente con algo de fluidostática básica. Si no creen que unas “burbujitas” puedan hundir un auténtico buque, les dejo un vídeo a escala para que lo vean (o les dejo la idea de probar a sumergir una pequeña embarcación en Coca Cola).

Aquí va el vídeo, que es del Museo de la Ciencia y la Tecnología de Madrid, en el que estuve hará un par de semanas:

https://bit.ly/BurbujasHundenBarco (segundo 21)


AUTOR
Manuel Ferreira Lorenzo
Estudiante de Ing. en Tecnologías Industriales
Málaga

Puntuación
Votos: 8 Promedio: 5
Log in or Register to save this content for later.

3 Respuestas

  1. M parece un gran proyecto y m encanta ver a gente joven tan motivada. Mucha suerte m gustaria poder ayudar d alguna forma pero teniendo en cuenta q soy alumno de segundo de bach lo dudo. Un abrazo y seguir asi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *