Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Os acordáis dónde estabais el 4 de julio del 2012?
Supongo que no, pero este día marcó la historia de la física moderna con uno de los grandes descubrimientos.
Vayamos hacia atrás, en su tiempo Newton entendió que el movimiento de los cuerpos se debe a una fuerza invisible que llamó gravedad, pero que nunca entendió como se producía; por otro lado, Einstein comprendió el mecanismo de esta gravedad ( la distorsión del espacio tiempo por la masa ) pero nunca entendió que es esto de la masa; en 1964, 300 años después de que comenzara toda esta aventura con el desarrollo de la ley de gravitación, la teoría de la gravedad seguía incompleta, seguía sin saberse responder: ¿Qué es la masa? (Teniendo en cuenta que para esa época, la física había avanzado un montón).
Con la fusión de la cuántica y la relatividad nació una gran teoría, el modelo estándar.

Este modelo, capaz de explicar casi todo con una precisión nunca antes vista, tenía un fallo capital, describía partículas, protones y electrones que no existen ( partículas sin más ); problema que se vuelve peor cuando hablamos de la fuerza débil, una fuerza de muy corto alcance ( las fuerzas en la teoría moderna se explican como lanzamiento de partículas ). Los físicos no sabían como hacer que las partículas adquirieran masa dentro del modelo estándar.

Para entender mejor el concepto de Bosón de Higgs, primero hay que entender que es el campo de Higgs. Una forma fácil de entenderlo es hacer una analogía con un partido de waterpolo, el agua actuaría como un campo que dificulta los cambios de movimiento y los jugadores serían las partículas. En este caso podemos definir ya la masa como la oposición al cambio de movimiento, una resistencia del espacio vacío al movimiento dada por una “afinidad” al campo de Higgs.

El bosón de Higgs no se puede observar directamente, ya que se desintegra casi inmediatamente. Hay que producirlo en aceleradores de partículas y reconstruirlo a partir de las partículas producidas en su desintegración. Según la famosa ecuación de Einstein, la energía y la masa son caras de una misma moneda, por lo que se construyeron aceleradores más grandes y poderosos para producir partículas más pesadas.

El 4 de julio del 2012, fue la fecha donde se logró demostrar que era posible, gracias a El Large Hadron Collider ( LHC ) que es el colisionador de partículas más grande y de mayor energía que existe y la máquina más grande construida por el ser humano. Fue construida por la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN). Se encuentra en un túnel de casi 27 kilómetros de circunferencia y a profundidad de 175 metros bajo tierra debajo de la frontera entre Francia y Suiza, cerca de Ginebra.

Los científicos hacían chocar aquellos haces de partículas microscópicas para reconstruir las circunstancias energéticas de los primeros segundos de vida del universo y tratar de desvelar aspectos sobre la naturaleza de la materia invisibles en condiciones normales. En aquel tiempo se llegó a fantasear con la posibilidad de que la máquina crease un agujero negro que engullese el mundo, pero salvo algún inconveniente, todo salió más o menos según lo previsto.

En conclusión, este descubrimiento no solo fue un paso para el hombre, fue un gran paso para la humanidad, un paso más en esta gran aventura de entender el cosmos en el que vivimos.

Puntuación
Votos: 6 Promedio: 5
Log in or Register to save this content for later.

Sin respuestas todavía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *