Tiempo de lectura: 4 minutos

Hoy os quiero hablar sobre la desconocida historia de “Las chicas Bletchley”, un grupo de matemáticas cuyo trabajo fue clave para descifrar los códigos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.

Contexto histórico

En 1939, el servicio de inteligencia británico fundó el centro Bletchley Park, una instalación militar situada en Buckinghamshire , Inglaterra. En esta instalación se llevaron a cabo las labores de descifrados de códigos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.
Para que os hagáis una idea del trabajo que desempeñaban, aquí Alan Turing creó la primera computadora Colossus , la cual permitió romper los códigos de la máquina alemana Enigma (más información en el artículo de mi compañero: Descifrando Enigma).

Bletchley Park, ¿por qué?

En 1938, el MI6 busca oficina para el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno y la Escuela de Cifrado (GC&CS), coincidiendo con que Bletchley acababa de ser sacada a subasta, siendo hasta entonces vivienda de un rico corredor de bolsa.
Esta ubicación presentaba tres ventajas que la hicieron irresistible:
1. Comunicación en tren directa con la capital.
2. Cercanía a las universidades de Oxford y Cambridge.
3. Línea de cableado telegráfico.
En agosto de 1939, el GC&CS traslada su sede allí.

Actualmente se le conoce como el “Silicon Valley” británico. Fue la cuna de la informática moderna y uno de los secretos mejor guardados de UK tras la 2ª Guerra Mundial. Durante los seis años de conflicto, fue el lugar desde el que 10.000 criptoanalistas descifraban día tras día los mensajes encriptados con los que se comunicaba el ejército nazi.

Ann Mitchell

Gran parte del personal (alrededor del 75%) fueron mujeres, incluida la criptóloga y psicoanalista Ann Mitchell (fallecida este año por culpa del Covid-19). Licenciada en Matemáticas por la Universidad de Oxford, fue reclutada por los responsables de Bletchley Park en septiembre de 1943.

En aquella época la mayoría de las mujeres se dedicaban a las tareas administrativas, pero en 1943 muchos hombres tuvieron que asistir a combatir en el frente. Estas vacantes laborales fueron desempeñadas por mujeres, desarrollando su trabajo en la “sala de máquinas”. Por aquel entonces hombres y mujeres no podían trabajar juntos de noche, así que esta sala estaba ocupada tan solo por mujeres.

Tras la guerra, Mitchell se casó y se formó como consejera matrimonial, lo cual la motivó a estudiar el efecto psicológico del divorcio sobre los niños. Sus investigaciones y libros todavía gozan de gran importancia en la actualidad.

Imagen: Ann Mitchell – Fuente: BBC

Para finalizar

Entre las mujeres que colaboraron en estas instalaciones se encontraban Joan Murray, Jane Hughes, Mavis Batey, Margaret Rock y Ruth Briggs. Estas mujeres ocuparon un lugar que, en condiciones sociales normales habrían ocupado los hombres.

La mayoría de ellas pertenecían a la pequeña burguesía y tenían grados universitarios en matemáticas, física e ingeniería. Su trabajo fue excelente, demostrando una gran capacidad para suplir con igualdad de condiciones y eficacia técnica un trabajo matemático que requería método y conocimiento.

Las mujeres de Bletchley Park realizaron tareas complejas de cálculo y codificación que condujeron al desarrollo integral de la informática. Es decir, fueron una pieza clave para el desarrollo de la informática tal y como la conocemos ahora.

Las operaciones de Bletchley Park llegaron a su fin en 1946 y su personal no fue reconocido oficialmente por el gobierno británico hasta 2009, siendo la historia un secreto hasta 1974, cuando el oficial F. W Winterbotham la contó por primera vez en el libro ‘The Ultra Secret’.

Recomendación: Ann Mitchell, la matemática que pasó de descifrar Enigma a investigar el efecto del divorcio en los niños | Vidas científicas | Mujeres con ciencia


Bibliografía

María Caseiro Arias
Coordinadora de desarrollo y diseño web , Quantum Society

Estudiante de 4º de Matemáticas e Ingeniería Informática en la Universidad de Santiago de Compostela.

Puntuación
Votos: 2 Promedio: 5
Log in or Register to save this content for later.

Sin respuestas todavía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *